Algunos pintores transforman el sol en una mancha amarilla y otros transforman una mancha amarilla en el sol.

Pablo Picasso